¿En qué Creen los Terraplanistas?

Los terraplanistas creen cualquier cosa, menos la verdad. De allí que crean que la tierra es plana, como se aseguraba en Los Picapiedras.

¿Qué le dice un terraplanista a otro?, ¡No seas redondo!

No vayan a planificar un viaje muy largo, no sea cosa que se salgan del planeta...

Cada terraplanista se une a otros como ellos y el olor a falta de baño y miseria es grande, ya que así como los ateos, andan todo el día despotricando contra aquello que no creen, viviendo con el temor de saberse equivocados.

¿Qué hace falta para convencer a un terraplanista de que la Tierra es esférica? Un viaje al espacio… o mejor, al psiquiatra.

Creer que La Tierra es plana y tratar de convencer a los demás, es una tarea que simplemente no es tarea, porque sí fuera el caso de que el planeta es plano,

¿Cambiaría el huso horario y desayunaríamos en la noche?

¿Los barcos que desaparecen en lontananza, se los chupa un Kraken?

¿Habría que acostarse temprano, como en esos tiempos en que la ciencia no había demostrado la redondez del mundo o no había Internet que nos desvelara?

La verdad es que la vida no cambiaría, sólo la de los terraplanistas que llegarían al Nirvana de la satisfacción hasta que deben pasar al siguiente nivel de preguntas: ¿Y ahora qué hacemos con este conocimiento y el tiempo libre ahora que no tenemos una teoría qué demostrar y perdimos el sentido de nuestras vidas?

terraplanistas

¿Qué pasa si juntas a un terraplanista, un antivacunas y un negacionista del cambio climático?: R: Una pandemia de ignorancia.

Lo que falta agregar a lo plano del planeta, es que giramos como los discos que colocan guindados con un hilo en las discotecas de pueblos.

Y ni hablar de la idea medieval de que el planeta era sostenido por una tortuga cósmica llamada Kurma. Seguro los terraplanistas en compañía de los veganos y aquellos que no les gustan las corridas de toros pero sí el boxeo en jaula, van a querer que nos bajemos del planeta no más a darle comida.

¿Cómo se llama el deporte favorito de los terraplanistas? El lanzamiento de disco… plano.

Los terraplanistas, en unión a las feministas, pro-abortistas, aquellos que creen que si sudamos menos cerramos la capa de ozono y detenemos los huracanes y a esos delicados que les ofende cualquier chiste y les pica el asterisco, no son más que una conchupancia para mantener distraído al planeta y no permitirle progresar económica, moral y entretenidamente.

Los únicos que se salvan de ser parte de la fatal agenda 2030, son los que graban novelas cursis en TikTok donde la señora de limpieza es la dueña de la empresa o la vecina le saca la comida al del “Colmado” (bodega), porque le da la gana. Se salvan porque nos dan mucha risa de la pena y eso nos aliviana para seguir en lo nuestro.

¿Qué le regalas a un terraplanista en su cumpleaños? Un mapa del mundo desinflado. Él es feliz y uno, riéndose de él.

Para los terraplanistas no aplica lo de “el cielo es el límite”, ellos tienen la cerca más cerca, no la del mundo, sino la cerebral, donde no dejan entrar el conocimiento ni salir a la razón.

Argenis Serrano 

La Página Web que Nadie Visitaba

Esta historia le ocurrió a alguien que no me hizo caso antes y no hizo su portal con Paginas Web Bogota. Siempre que no me hacen caso, las cosas tétricas llegan a sus vidas. Pregúntenles a las damas que me han rechazado y verán. Aunque ellas dicen que tétrico es verme a su lado al despertarse y acostarse.

Mejor vamos con la historia…

La página web que nadie visitaba

"Esta era una página web muy extraña. No tenía ningún contenido, solo un fondo negro y una cuenta regresiva en el centro. La cuenta regresiva empezaba en 10.000 días y cada día se reducía en uno. Sólo un hacker podría haber identificado quién había creado la página (o eso imaginamos), muchos menos se sabía qué significaba la cuenta regresiva y qué pasaría cuando esta llegara a cero.

La página web que nadie visitaba era un misterio tan misterioso, que parecía una trama comunista.

 

Un día, un joven hacker llamado Leo descubrió la página por casualidad. Le intrigó el enigma y decidió investigar, utilizando sus habilidades informáticas para rastrear el origen de la página, más no encontró pista alguna.

La página web parecía estar alojada en un servidor oculto y protegido por un cifrado impenetrable, hecho con lo que en ciencia y tecnología informática se conoce como magia.

Leo se obsesionó con el sitio web y lo visitaba todos los días, esperando algún cambio o señal. Todo un gusto de parar a loco, como la mayoría de los hackers normales.

Un día, la cuenta regresiva llegó intempestiva y no correlativamente a 100 días. Leo sintió una mezcla de emoción y nerviosismo, como el que sentiría alguien que tuviese un trabajo de verdad, como ser diseñador o programador y no usar sus habilidades para perjudicar a otro, propio de los hackers.

Su pregunta era, ¿Qué pasará cuando la cuenta llegara a cero? ¿Será el fin del mundo, el inicio de una nueva era o solo una broma como el Y2K?

Leo decidió compartir su descubrimiento con otros hackers en un foro clandestino donde se conectaban otros ociosos faltos de amor paterno como él. Pronto, la página se hizo viral y miles de personas empezaron a visitarla, especulando sobre su significado y su propósito.

Un día, la cuenta regresiva llegó a 10 días. Leo estaba que se le mojaba la canoa ya por saber la verdad, porque había dedicado tanto tiempo y esfuerzo a la página que sentía que era parte de su vida, lo que es bastante triste y patético para un ser humano.

Se preguntaba si la página web tenía algún mensaje para la humanidad e incluso, para él, porque hasta narciso se metió el loco éste; o si era solo una coincidencia. Decidió contactar con el creador de la página, si es que existía. Usando un programa de hacking que se parecía al Messenger de Hotmail, envió un correo electrónico a la dirección asociada en uno de los códigos fuentes de la página, pidiendo una explicación.

El día que la cuenta regresiva llegó a 1 día, Leo recibió una respuesta del creador de la página. El correo decía lo siguiente:

 

"Hola, Leo, me llamo Eva. Soy la creadora de la página web que nadie visitaba. Te felicito por tu curiosidad y tu persistencia. Eres el único que me ha escrito, lo que indica que eres igual o más ocioso y carente de afecto que yo.

La página web es un experimento social con el cual quería ver si alguien se interesaría por una página sin contenido, sólo con una cuenta regresiva y cuánto se podía obsesionar con aquello que le causa curiosidad, pero no de la científica, sino la de ver qué pasa y qué beneficio personal le puede sacar.

Quise ver si alguien se atrevería a contactarme y sí ese alguien se enamoraría de mí de forma obsesiva. Y tú lo hiciste, al menos eso percibo por tu obsesión. Eso o tienes demasiado tiempo libre.

Te amo, Leo y mañana, cuando la cuenta llegue a cero, nos conoceremos en persona. Te espero en el aeropuerto de la ciudad a las 12:00m. Ven solo. No le digas a nadie. Confía en mí. Pronto tuya, Eva".

 

Leo leyó el correo con incredulidad y asombro. ¿Era posible que Eva fuera real? ¿Era posible que ella lo amara? ¿Era posible que él la amara?, ¿Es amor el abultamiento en los pantalones o es el teléfono celular?

El hacker sin oficio sintió una oleada de emociones propias de alguien que no sale de su casa y cualquiera le monta la pata en el hombro por crédulo.

Estaba confundido, asustado, feliz y curioso, además de babeante como todos aquellos que se encierran en sus casas a sólo usar la PC.

Decidió hacerle caso a Eva, fue al aeropuerto sin decirle nada a nadie. Sólo quería conocer a Eva y ver qué pasaba.

Al llegar, la cuenta regresiva llegó a cero, la página web que nadie visitaba desapareció, justo cuando Leo llegó al aeropuerto y buscó a Eva. La identificó enseguida. Era una mujer hermosa, de cabello rubio y ojos verdes. Llevaba un vestido rojo y una rosa en la mano.

Leo se acercó a ella y la saludó, Eva le sonrió y le dio un beso. Leo se sintió feliz. Había encontrado el amor en la página web que nadie visitaba. Estaba ilusionado hasta que aparecieron varios camarógrafos y productores diciéndole que era una broma bien elaborada y que él cayó, que lo transmitieron en vivo.

La cara del muchacho era del propio babieca, siendo el mejor caso de cámara escondida sobre un soldado caído que se ha visto en las redes.

Ahora él, en retaliación contra quienes no tienen vela en ese entierro, se pone a hackear páginas web del sector privado productivo o de los gobiernos de países que por su ideología y manera de actuar, le hacen bien y respetan a sus ciudadanos. O sea, se transformó en un hacker normal.

Y Eva, aparece en otros TikTok preguntando a los transeúntes calenturientos que cuánto le calculan a ella que sea su peso en La Luna, a cambio de un beso o cinco dólares.

FIN

Argenis Serrano - @Humoristech 

Hablando Solo

hablando solo
 

Sí me ven hablando solo, es porque resulta ser la única forma de mantener  constantes conversaciones inteligentes.

Ir por la calle hablando con uno mismo y a voz semiaudible, ayuda a que no te asalten porque “este loquito no debe tener nada”.

Ir cantando solo, además de catártico, ahorra escuchar las mismas canciones del playlist o a algún locutor estridente y una mala musicalización.

Ir hablando solo parece una buena idea para recordar las cosas, pero no lo es. Luego de ir repitiendo una y otra vez lo que se va a hacer o lo que se debe comprar, al llegar al sitio, se te borra el archivo de tanto que lo gastaste.

Por eso cuando se habla con uno mismo, se va diciendo aquellas cosas que los demás no te dicen. Pero ojo, no te las creas todas, porque la autocomplacencia es la que alimenta al ego y los que hablamos solos jamás nos podemos creer mejores que los demás.

Debemos estar seguros de que lo somos.

Cuando se va hablando solo, siempre te gritan cosas desde los carros. En vez de molestarte, puedes retroalimentar tu conversación pensando en su mamacita y en la posibilidad de que le clonen la cuenta del banco por andar burlándose de los intelectuales que no tenemos monologo interno.

Ir por la calle conversando con esa alegre y hermosa persona que es uno mismo, las distancias se van acortando más por la distracción de la buena charla con alguien que está verdaderamente a tu estatura intelectual.

Temas de conversación como “esa señora que trae una bolsa en cada mano, difícilmente se va a defender o esquivar si le doy un golpe directo a la boca del estómago no más por diversión”, o, “si le echo agua al tanque de la gasolina de esa moto, seguramente salvo al dueño de las ganas de ser asaltante como casi todos los motorizados”.

En ocasiones te consigues a alguien que también viene hablando solo. Allí, se forma una conversación entre cuatro seres de luz bastante interesante.

El problema de hablarse a uno mismo, es la tendencia a hacerse caso y no hacer caso a lo que dicen los demás. Pero, para lo que están diciendo los demás en estos tiempos, la verdad es que mejor seguir hablando solo, porque al menos es alguien de confianza.

Además, cuando uno mismo se dice las cosas correctas, termina cuidándose. Recuerden que nuestro Alter Ego habita en el mismo cuerpo de la persona que –se cree- es coherente. Y el daño o bien que reciba uno, lo resiente el otro.

Así que cuando vaya por la calle, esté en un lugar donde no aportan gran cosa a la conversación, hable con usted mismo.

Salvo en velorios, ascensores, cuando haga exámenes (en los estudios o psicológicos) y cuando esté viendo películas, allí sí espere a los comerciales.

Argenis Serrano - @Humoristech

Neuromarketing

El candidato independiente y entusiasta estaba nervioso. Era el día de las elecciones y se jugaba el futuro del país, siendo él la tendencia más buscada en redes.

En el último año había realizado una campaña intensa, basada en las últimas técnicas de neuromarketing con las cuales estaba seguro de convencer a los votantes con que él era la mejor opción.

Pero, su orgullo, de llevar su campaña no más en sus manos y en un grupo de adeptos seguidores, al parecer le iba a pasar factura, por la mera tacañería y soberbia de no contratar a un Agencia de Marketing Digital experta en el tema, que le ayudara en todos los elementos, en especial al análisis de las reacciones de los potenciales electores.

neuromarketing

Pensó que leyendo libros y estudios foráneos y del país sobre cómo estudiar al electorado mediante el uso de electroencefalogramas, resonancias magnéticas y otros dispositivos, sería suficiente.

Realmente, había podido diseñar sus discursos, mejorar sus gestos, preparar los colores de su partido, hacer eslóganes y hasta comprar el perfume y la corbata que más atraería a los votantes, todo con el fin de estimular las áreas del cerebro relacionadas con la confianza, empatía, felicidad y la decisión final del voto. 

Estaba seguro de que su estrategia de neuromarketing había funcionado y las encuestas previas y sondeos a boca de urna, asemejaban ello. Rodos esos sondeos le daban una ventaja de diez puntos sobre su rival, mismo que había optado por una campaña tradicional, basada en las propuestas, argumentos y datos. 

Este candidato creyó que el marketing era un juego y que la mente de los votantes sólo necesitaba estímulos como el reflejo condicionado de Pavlov, cuando manejar una campaña política necesita más coherencia en el futuro que estar jugando con la gente en todo lo que llamamos presente; se sentía superior a su contrincante, al que consideraba un dinosaurio político, incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos.

Se preparó para salir a dar el discurso triunfal en su sede, donde le esperaban miles de seguidores entusiasmados, dispuestos a celebrar su triunfo.

Pero algo salió mal. O bueno, salió bien lo que él hizo mal y no lo vio. Cuando se anunciaron los resultados oficiales, el candidato no podía creer lo que veía. Había perdido las elecciones por un margen para nada estrecho, el cual le otorgó un colchón de apoyo en dicha victoria a su rival.

¿Cómo era posible? ¿Qué había fallado? ¿Acaso el neuromarketing no era tan efectivo como le habían prometido? ¿O había sido víctima de un fraude electoral? 

Buscó una explicación con el entorno. Le dijeron que les extrañaba, porque habían utilizado los datos de los electores duros de las elecciones de hace 15 años.

Así, lo que habían diseñado fue una campaña pensada para atraer a personas que hace 15 años no se movían tanto en las redes sociales y que por lo tanto eran más de medios traicionales, los que ellos habían desestimado o también porque les habían censurado.

El candidato se quedó atónito. ¿Cómo podían haber sido tan torpes, haciendo neuromarketing que está asociado a la mente y pensamiento de las masas en base a un producto y cómo llevarlo al máximo de su potencial?, ¿Cómo podían haberle arruinado la vida de esa manera? 

Su entorno de “asesores de graderías” le pidió disculpas y una indemnización. Pero el candidato no quería dinero. Quería justicia. Así que decidió demandarlos por daños y perjuicios y llevarlos a los tribunales (así de grande era su ego, mayor a su razonamiento). 

Pero se llevó otra sorpresa. El juez que le tocó era un simpatizante de su rival, que había ganado las elecciones gracias a su campaña tradicional. El juez desestimó su demanda, argumentando que el neuromarketing fue aplicado de manera ilegal y de mala fe, además de errónea y que él, como líder, debió estar al tanto con canales estructurados de su diseño y control.

Que utilizó las bondades del neuromarketing para manipular a los votantes con trucos mentales, en vez de hacer política con propuestas y que éstas se multiplicaran en las redes, creando contenido en base al elemento primordial al cual le temen los candidatos: La cruda verdad.

El candidato se sintió humillado y frustrado. Había perdido las elecciones, el dinero y el prestigio. Y todo por culpa de una serie de errores al utilizar de neuromarketing.

 

Moraleja:

Sí no vas a decir la verdad, no hagas campaña política. Y sí la vas a decir, además de tu personalidad y estilo, aplica de tu bolsillo y contrata profesionales o pide ayuda a colaboradores que saben y quieren el mismo país que tú (esos trabajan gratis para ti, aunque monetizan sus redes sociales).

Argenis Serrano - @Humoristech 

¡Cómo me Extraña mi Cama!

Sí, le fui infiel y no me da temor confesarlo. Hoy, sé que me extraña mi cama, porque un cuerpo como el mío, jamás se olvida.

Y es que cometí la única infidelidad perdonable, con una cama balinesa exterior, la sensación única de estar de lo mejor en cualquier parte.

extraña mi cama

Así comenzó todo...

Me dieron el chance, por parte de la empresa BALI BLISS, de probar una de sus famosísimas camas balinesas. No porque yo sea influencer, sino que durmiendo, me veo más tierno y daba la imagen perfecta, incluso mejor que una de esas parejas de modelos de revistas o un bebé recién nacido.

Su producto es un imán para el buen dormir, reconocido a nivel internacional por resorts, hoteles, hospedajes frente al mar, ríos o campos; los usan en fincas, clubes, centros de relajación y se adaptan a balcones y terrazas de casas de todos los estratos.

Esas camas balinesas son una manera paradisiaca de vivir la vida, estén donde estén. Es como un trono en el cual duermes, haces un castillo con naipes, te comes un pollo al horno, ves televisión o haces cosas sabrosas. Yo, dormí, vi televisión, hice un castillo de naipes y me comí un pollo. 4 de 5 no está mal.

Pero bueno, les cuento que esta gente de Bali Bliss fabrica estas camas pensando en todos. Hay algunos que se les ocurrió la mala idea de hacer que las camas balinesas fueran para los snobs o lugares en extremo caros, cuando quienes la crearon en Indonesia, la visualizaron como una manera de que todo el mundo las disfrutará por igual.

Sí, porque el dormir, nos une a todos, ¿por qué habría que buscar separatismo en ello?, esta gente buscó la manera de crear una línea de igualdad y lo logró, utilizando a la madera más maciza y casi eterna, combinado con el aluminio que refuerza a su eternidad.

Entonces, la unión especial de ambas (no voy a revelar secretos de construcción, pero sí resultados), hace que la cama sea para siempre, como uno la quiere, necesita y merece.

Pero lo que hace que ello sea más especial, es que éstas camas balinesas son para el exterior, donde aguantan todo: Sol, Luna, brisa, viento, salitre, corrosión, vegetación y hasta el olvido (el de esa gente que deja de usar las cosas).

Todo eso, para todos por igual. Porque cualquiera puede ahorrar y comprarse una cama balinesa para exterior, en vez de esas camas convencionales temerosas que sólo aguantan estar bajo techo.


Me extraña mi cama

El motivo por el cual me extraña mi cama, es que ya soy indiferente con ella y me pesa, pero es que no es lo mismo.

Me di cuenta que no me soporta, porque aunque soy delgado y bien torneado, tengo el sueño pesado y eso ha afectado a su colchón y el jergón.

Me extraña mi cama, porque aunque dormimos juntos, ya nada es igual. Después de vivir la experiencia con la cama balinesa, todo para mí, con ella, sabe a nada.

La separación es inminente. Sé los muchos momentos que allí vivimos (dormir, ver TV, hacer un castillo de naipes y comer pollo), pero ya lo nuestro es insostenible.

Me extraña mi cama, porque yo en ella, soy de lo mejor, pero ya el haber probado una cama balinesa de BALI BLISS, fue esa locura pecaminosa que no podré abandonar jamás.

Sé que me extraña mí cama, pero me tengo que ir con la otra. Gracias por lo vivido tan intensamente (dormir, ver TV, hacer un castillo de naipes y comer pollo).

Argenis Serrano 

Mi lista de blogs